SENEGAL: ABRIENDO LA MENTE Y EL CORAZÓN A OTRAS REALIDADES

Por cuarto año consecutivo regresamos, Makala Diop y yo, de un viaje a Senegal. Allí llevamos a todo aquel que desee echar un vistazo limpio a esa tierra africana. Nuestra intención es dar a conocer el país desde dentro, su vida, sus costumbres, sus gentes, sus rutinas, su realidad…  más allá de Resorts en las playas, colorines y negrit@s exótic@s y divertid@s que bailan bien.

Viajamos en coches del país y con gente del país. Comemos y cenamos sus platos, muchas veces como ell@s y con ell@s. Otras, nos damos descansos de turista (nuestro estómago es débil y ha olvidado comer con hambre y sin elección). Algunas veces incluso nos atrevemos a pasar una noche con las mismas incomodidades de los pueblos que visitamos. Y sobrevivimos, y reímos, y lloramos -porque ya no nos resulta fácil- y nos hacemos más sensibles a la realidad (la suya y la nuestra).

Intentamos – casi nunca lo conseguimos, pero nuestra intención es sincera- dejar los juicios a un lado y nuestras comodidades occidentales al otro: nuestras costumbres, que no dejan de ser esquemas mentales aprendidos y maneras concretas y limitadas de vivir.
Makala Diop y yo no creemos en el «como Dios manda». Creemos más bien en el respeto entre seres humanos, sus distintos automatismos y sus distintos «dioses» (ahora, por occidente, se ha puesto de moda pedir al «Universo», «manifestar» realidades  y dar «saltos cuánticos»). Yo con mis dioses y tú con los tuyos. Yo con mis rollos y tú con los tuyos. Porque resulta que, al salir de casa, hay otros rollos. Porque otra manera (de todo) siempre es posible. Y a eso se aprende viajando con la mente, el corazón y las manos abiertas.

En Senegal se puede bailar y cantar, se puede estar tumbad@s, se puede cocinar, se puede vender fruta hasta el amanecer, se puede no hacer nada, se puede esperar horas sin saber a qué, se puede reír y llorar y tener complicidad con gente a la que no entiendes, se pueden romper todos los planes y seguir feliz por otro camino. Se puede sentir la incomodidad de ser blanc@ en un mundo de negr@s. Y entender, por fin, y practicar la humildad y el arco iris.
Se puede un@ de repente duchar y que no haya agua o querer encender la luz y que no toque. Entonces se coge un barreño grande y un cubito y un@ se ducha y se acuerda de sus abuel@s, y de cuando l@s español@s también nos lavábamos en el corral. O, si la luz se vuelve caprichosa, se improvisan unas velas y se cena igual, hasta que las bombillas vuelvan a funcionar.

Y hoy vuelvo a casa, contenta de reencontrar mi jaula particular, amada por conocida y hecha a mis usos y costumbres. Calentita y silenciosa. Idolatro en ella a mis dioses particulares ( mi cama, mi nevera, mi café). Hoy vuelvo a mi hogar, agradecida a la Vida -como a la Diosa Implacable que es- y con la plena conciencia de que la existencia es realmente un vacío fértil lleno de posibilidades infinitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
× Chat